Pestañas

viernes, 25 de septiembre de 2015

Quise tocar el día...





Quise tocar el día.
No sentirlo a través de mis pupilas.

Con los ojos cerrados
yo tuve la amapola entre mis dedos,
y la hierba y el agua
y la flor del espino.

Con una sensación nunca gustada
sentí la forma, acaricié el color.
Y fué hondo, más hondo
el deseo de amar todas las cosas.

Fué como si yo misma 
modelara en mis manos
el día y la belleza.


Joy Boixet